Voy a hablaros de un juegos un tanto extraño, se llama Ninety-Nine Nights, para la XBOX360, que significa Noventa y Nueve Noches.

Empecemos por el principio, el título. He jugado bastante y en la historia no pasan noventaynueve noches, es más, no se lucha de noche. Tampoco es el tiempo que le dedicas a jugar, ya que con dos semanas a un ritmo de juego puedes pasártelo sin promblemas. Solo se me ocurre que puede ser el tiempo de terapia intensiva en un psiquiátrico que vas a necesitas para superar el trauma de haberte comprado y haber jugado a esta cosa.

La historia va de que eres uno de los caballeros del templo y hay una guerra, nada mas. La historia es simple y además está mal construida ya que los diálogos no se entienden. A medida que te completas las historias de unos personajes desbloqueas otro, así hasta poder manejar unos 7 personajes distintos.

El sistema de juego es el del típico juego genocida machacabotes, es decir, salen un porrón de enemigos en pantalla y tú tienes que ir pulsando espasódicamente los botones, que seguro que te sale algún combo. Según vas matando enemigos se te cargará el orbe y cuando esté cargado entrarán en modo Orbe, donde tus ataques serán más mortíferos. Según vayas eliminando enemigos en el modo orbe se te cargará la batlla del ataque definitivo, y para ello necesitarás entras unas tres o cuatro veces en modo Orbe.

Al principio de cada nivel se te permitirá escoger el tipo de soldados que quieres de apoyo, y que aunque no parezca que hagan mucho, al final se agradece su pequeña ayuda.

Las fases son de media hora cada una y un poco más si quieres explorar los niveles en busca de nuevas armas y accesorios, lo cual puede llegar a cansar un poco si no encuentras a ninguna horda de enemigos.

Los gráficos son bastante porbres, los diseños de los enemigos distan mucho de algo decente, aunque se entiende por la gran cantidad de enemigos que aparecen en pantalla, que pueden llegar a ser 400, lo cual no está nada mal.

En cuanto al sonido, la música es pasable, y las voces en ingles medianamente decentes, pero si no es una CG, la sincronía labial se pierde completamente. Las melodías son bastante intensas para ayudarte a la concentración en el fragor de la batalla.

En definitiva, el juego puede gustarle a los amantes de los juegos genocidas, pero dificilmente encandilará al resto de los jugadores.

0 frikis que han comentado: